La FSFE publica una carta abierta, cofirmada por 38 organizaciones y empresas, para pedir a los legisladores de la UE el derecho para instalar cualquier software en cualquiera dispositivo, incluyendo el acceso total al hardware. Estos derechos favorecen la reutilización y la longevidad de nuestros dispositivos. La alianza está compuesta por entidades de los sectores ambiental, económico y tecnológico.

La Unión Europea está a punto de redefinir los criterios de ecodiseño de los productos en varias propuestas legislativas, como la Iniciativa de Productos Sostenibles, la Iniciativa de Electrónica Circular y el Derecho de Reparación. Estas propuestas tienen como objetivo ampliar el tiempo de uso del hardware y facilitar el uso circular de los dispositivos electrónicos. La normativa actual fecha de 2009 y no incluye ningún criterio sobre el diseño y la licencia del software como factor importante para la sostenibilidad de los productos electrónicos. El software influye directamente en el tiempo que los consumidores pueden seguir utilizando sus dispositivos.

Hoy en día, los usuarios que quieren seguir utilizando sus dispositivos durante más tiempo, o reutilizar su hardware de forma creativa, se enfrentan a una amplia gama de barreras de software: desde la obsolescencia hasta el fin inesperado del soporte, pasando por la serialización de las piezas de repuesto o los cargadores de arranque bloqueados. En la práctica, estas restricciones artificiales al uso y la reutilización del hardware son impuestas en última instancia por el software. Ni los consumidores ni los servicios profesionales de terceros pueden superarlas, a menudo simplemente debido a la oscuridad de los modelos de licencia del software propietario. Las licencias de Software Libre resuelven muchos de estos problemas y de esta manera se convierten en cruciales para un diseño ecológico y la sostenibilidad del hardware; este es el mensaje central de una Carta Abierta publicada por la Fundación del Software Libre de Europa y cofirmada por 37 organizaciones y empresas europeas.

Entre los firmantes iniciales se encuentran grandes gremios de la reparación como la Campaña Europea por el Derecho a la Reparación, la Mesa Redonda de la Reparación y la Iniciativa Netzwerk Reparatur, que en conjunto representan cientos de iniciativas y asociaciones del sector europeo de la reparación. Junto con iFixit, Fairphone, Germanwatch, Open source Business Alliance, Wikimedie DE, Digitalcourage, European Digital Rights Initiative, y otras, forman una alianza de 38 organizaciones, que piden a los legisladores europeos una economía digital más sostenible dando a los usuarios el derecho para elegir libremente sistemas operativos, software y servicios.

La carta divide este derecho en cuatro exigencias fundamentales:
– Derecho universal a instalar cualquier software en cualquiera dispositivo
Los usuarios deben tener el derecho universal de instalar y desarrollar cualquier sistema operativo y software que deseen en cualquiera dispositivo. No deben permitirse obstáculos legales, técnicos o de otro tipo para reutilizar estos dispositivos con cualquier fin.

– Libre elección de proveedores de servicios en línea
El uso de un determinado hardware no debe dictar que servicios en línea utilizar. La obligación de conectar los servicios en línea a través de estándares abiertos debe permitir a los usuarios elegir servicios de diversos fabricantes, incluidos los servicios autoalojados o los alojados por cualquier tercero.

– Dispositivos interoperables y compatibles
El uso de un determinado hardware no debe dictar que otro hardware tenga que comprarse para mantener esos dispositivos conectados. Los fabricantes deben proporcionar todos los datos necesarios para el funcionamiento de un dispositivo en formato de estándares abiertos, permitiendo la interoperabilidad de los dispositivos. No debe permitirse la incompatibilidad artificial de los dispositivos.

– Publicación del código fuente de los controladores, herramientas e interfaces
Los fabricantes deben permitir a los usuarios reutilizar, sustituir o reparar cualquier parte de un dispositivo. Esto solo es posible si los usuarios pueden acceder y reutilizar el código fuente de todos los controladores, herramientas e interfaces necesarios para el funcionamiento del dispositivo y sus componentes. Esto significa que el código fuente de las herramientas, controladores e interfaces de cada pieza de hardware de un dispositivo debe publicarse bajo una licencia de Software Libre.

La FSFE y 38 organizaciones y empresas europeas subrayan estas exigencias como necesarias para el uso sostenible y la reutilización de nuestro hardware. Dar a los usuarios el derecho para elegir libremente los sistemas operativos, el software y los servicios les permitirá utilizar y reutilizar sus dispositivos durante más tiempo.

Más información

Pin It on Pinterest

Share This